Archivo de la categoría: Concierto

De TENOR A TANGUISTA

Recital. José Manuel Zapata y Gardel- Claudio Constantini (bandoneón) y Juan Francisco Padilla (guitarra). Obras de Lepera y Gardel; De Curtis  y Piazzola. Teatro Arriaga.26-I-16.
Al tenor Zapata hace tiempo que le habíamos visto compaginar la lírica operística con otros eventos musicales , como fue cuando colaboró con el violinisita Malikian.  Ahora llegaba al Arriaga bilbaíno arropándose en el tango y acompañado del bandoneón de Constantini y la guitarra de Padilla. Aprovechando que se conmemoraban los ochenta años de la muerte de Carlos Gardel compareció para ofrecer una serie de tangos y alguna que otra napolitana por aquello de enseñar mejor su voz. En el campo de la música bonaerense cantó con claro fraseo y un bello color vocal, pero lejos del espíritu arrabalero y rasgado del estilo. No todas las notas sonaron afinadas y tal vez la falta de la antigua disciplina de ensayos y estudio que obligaba la lírica, hizo que le faltara algo de fiato  en sus finales y una mayor firmeza en la línea dubitativa de su canto. Fue a más cuando se adentró en las canciones napolitanas aunque les faltó expresividad, quedando su imagen a salvo por su cuerpo vocal redondo y cristalino. El que fuera un buen tenor rosiniano de voz fácil y ágil se manifestó en el Arriaga con una voz justa para lo que fue e inadecuada para cantar tangos que lleguen a conmover.
Anuncios

La cantera vocal vasca

Concierto Homenaje a  Alfredo Kraus. Solistas: Sopranos:  Elena Barbé);Irantzu Bartolomé; Naroa Intxausti ; Maria Ogueta; Helena Orcoyen); Ana Otxoa; Marta Ubieta; Miren Ubieta.  Mezzosopranos: Nuria Orbea; Marife Nogales;Inés Olabarría. Tenorrs :  Xabier Anduaga; Beñat Egiarte; Andeka Gorrotcategi; Alberto Nuñez; Jose Luis Sola; Javier Tomé . Barítonos:  Jose Manuel Diaz; Fernando Latorre; Cris Roberetson. Bajo:  Mikel Zabala. Orfeón Donostiarra y Orquesta Sinfónica de Bilbao. Dirección Musical: Oliver Díaz. Teatro Arriaga 28-XII-15.
El evento organizado por la Asociación Musical Alfredo Kraus en este año que termina, cambió totalmente de rumbo al retomar su original sabor lírico y de atractivo homenaje. De ahí que lo primero que habría que destacar es el programa tan variado y tan bien confeccionado que se vivió en el Arriaga. Se logró el disfrute  general y al mismo tiempo se presenció un magnífico desfile de solistas de la tierra quienes se manifestaron con el buen arte que atesoran.  No diremos que estaban todos entre los veintitrés cantantes que presenciamos, pero se podría decir que no llegó a la media docena los artistas que faltaron al evento. Así mismo, resultó grato comprobar la entrega del director Oliver Díaz al frente de una Sinfónica bilbaína bien apañada a falta de alguno de sus titulares y más grato aún la conjunción, valentía, desinhibición y calidad vocal de muchos de los cantantes. Ciertamente hubo conjunción  y alegría en la interpretación de West Side Story. Hubo comicidad en el dúo del Caserío cantado por Núñez y Otxoa  y una musicalidad exquisita en Marta Ubieta y Marife Nogales al cantar el dúo de los Diamantes de la Corona de Barbieri. Nos pareció valiente y noble el ataque al agudo final del dúo que cierra el  primer acto de La Boheme a cargo de María Ogueta y Javier Tomé. En el complicado  sexteto de la ópera Lucía di Lamermoor  hubo engrase y atención y la sutil y fina voz de Jose Luis Sola apuntaló con firmeza un buen cuarteto de Rigoletto. Al interpretar el duo de la ópera Carmen las voces corpóreas de Miren Ubieta y Andeka Gorrotxategi encandilaron al respetable, lo mismo que bien acompañado de la soprano Unda, el tenor vizcaíno cantó con solvencia el dúo del primer acto de Tosca. Hubo  también voces jóvenes, de una cantera que promete y así escuchamos  junto a artistas masculinos ya conocidos como J.M.Díaz o F.Latorre las desinhibidas de Anduaga y Egiarte y entre las féminas, al lado de Nuria Orbea,Naroa Intxausti, Marifé Nogales, Inés Olabarría y Helena Orcoyen, las menos conocidas de Barbé o  Miren Ubieta Vega. En fin un acierto de festival con sabor lírico y de homenaje.

Despedida de la sinfónica de Euskadi

Concierto de la Sinfónica de Euskadi. Solista: Olena Tokar (s)  y Orfeón Donostiarra. Obras de Madina, Poulenc  y Berlioz. Palacio Euskalduna.Bilbao 9-VI-2015
Se despidió también la Sinfónica de Euskadi de la actual temporada. Lo hizo con el recogimiento que requiere el Aita Guria de Madina y gracias al inicial bello susurro vocal propiciado por el Orfeón donostiarra y al apunte firme de la soprano Olena Tokar. Siguió la interpretación de la tan variante Gloria de Poulen caracterizada por los continuos cambios de tempo, a veces de contexto tan dramático y otras de rápido ritmo. En esta obra del compositor francés lució más la voz de la joven soprano ucraniana, la cual respondió al miserere grandioso por parte del coro con el Amén final  filando in diminuendo muy efectista. Timbales y trompetas caracterizan la interpretación de la Sinfonia Fantástica de Berlioz, aunque siempre resulta agradable escuchar la marcha del cuarto movimiento y  el posterior desenlace con el Dies Irae final como tema de fondo y el predominio de las campanadas de la muerte. Nos gustó la dirección del maestro Jun Markl muy atento en todo momento  y en tan variado programa. No en vano dispuso para el éxito del acreditado orfeón guipuzcoano y de una joven y bella voz de soprano.

Ni pena ni gloria para el mejicano Camarena

Recital de Canto. Solistas : Javier Camarena (t); Coro de la Opera de Bilbao. Orquesta  Sinfónica Verum. Dirección Musical: Iván López Reynoso. Palacio Euskalduna 7-VI-2015.
Precedido de una gran fama y en el ámbito de la voz propia de un tenor ligero, con su correspondiente repertorio, se presentó en Bilbao el cantante mejicano Javier Camarena. Del programa que acometió se pueden sacar dos evidentes conclusiones. La primera proveniente de la primera parte cuando exhibió una voz que si bien apretada, redondita y carente de volumen, cautivó por su facilidad en la zona alta y el gusto expresivo. La voz  bien impostada en zona aguda, corría por la sala sin obstáculos y de ahí que ofreciera el aria “Si Ritrovar lo iuro” de La Cenerentola de Rossini  de manera  exuberante e impoluta.  Tampoco quedó atrás en méritos la impecable y afinadísima interpretación del aria de la complicada opera  La Fille du Regiment. Sin embargo al poseer una voz de cuerpo fino, lejos de la pasión, dejó que desear tanto en la cabaletta de Rigoletto como en la bella jota de la zarzuela La Bruja. Tal vez rememorando sus primeros pasos en su patria natal, la segunda mitad del concierto transcurrió por veredas populares. Boleros y danzones ocuparon esta parte en la que la voz no se percibía bien, ya sea por su canto central que evitaba su squillo o ya sea por la mayor participación de la orquesta manchega que le solapaba. Una orquesta, por cierto, de jóvenes valores locales dirigida por otro joven mejicano, el maestro Iván López Reynoso, atractivo en el gesto y meticuloso  en la lectura. Javier Camarena compareció en Bilbao como un tenor de mucho gusto, dominador de la media voz y del filado, agudo extremo fácil y seguro inmerso en un campo ligero amoroso y ágil pero exento de pasión y volumen vocal.

Obras inéditas en Bilbao del barroco español

Al Ayre Español.Tesoros españoles en America. Solista: Raquel Andueza (s).Director: Eduardo Lopez Banzo. Iglesia de la Encarnación. Bilbao 27-III-15
Si el grupo musical encabezado por Lopez Banzo,  Al Ayre Epañol,  hubiera actuado en el mes de Septiembre pasado en Sevilla, en lugar del Ensemble Ars Hispaniae, podríamos calificar de inéditas las obras del madrileño José de Torres. Lo inédito y novedoso habrá que delimitarlo a Bilbao ya que tanto en Sevilla como más tarde en Zaragoza se habían estrenado con anterioridad algunas de sus cantatas.
Las obras de Torres llevan el estilo italianizante de la corte de Felipe V e Isabel Farnesio ya que se adaptó bien a este estilo aunque sin abandonar la tradición de la música española. En el conjunto Al Ayre Español observamos la presencia de misma concertino que  ocupara ese puesto  con la formación Akademia 1750 demostrando una vez más su maestría con el violín.
El dulce barroco interpretado por la soprano Raquel Andueza gozó de la melancolía propia de la música sacra, a la vez que de una coloratura que la cantante navarra salvó con limpieza. Raquel Andueza además, cuidó el claro fraseo de los recitados  y se adaptó perfectamente al estilo barroco con soporte de la voz in testa y un suave canto a  media voz.
Muy interesante concierto a base de un autor que alcanzó la fama no solo en la Europa de principios del XVIII sino que su música viajó a Sudamérica y en concreto a la catedral de Guatemala.

Lamento,Pasión y Allegro con Maria Jose Moreno

BAS. Concierto. Obras de Haydn y Mozart. Solista: Maria José Moreno (s); Orquesta Akademia 1750. Director: Massimo Spadano. Iglesia de la Encarnación.Bilbao 25-III-15.
Hacía tiempo que no escuchábamos a la soprano granadina Maria José Moreno. Podríamos decir que incluso con el paso del tiempo, la artista andaluza conserva la frescura de la voz, la limpieza del su timbre y todo gracias a su excelente técnica. Esa técnica que le proporciona la agilidad necesaria y con creces, de una coloratura sin mácula. Si ya apuntó su destreza en la primera cantata  allegro de Haydn, más tarde exhibió su arte en el Exultate de Mozart.  Su voz  a caballo entre ligera y lirica siempre apareció clara y afinada, confirmando además que desde la impostación vocal hasta su manejo el canto parezca en ella algo natural y sencillo. Detrás de ella, se apostó la  orquesta Akademia 1750, un conjunto instrumental catalán dirigido por el maestro Massimo Spadano, especializado en el campo barroco. Se trata de una oquesta formada por jóvenes músicos que desde hace una década se está asentando en este campo tan variado y bello como es el barroco.

Repaso a arias de haendel en la bilbaína Musika-Musica

Gala de Opera. Musika-Musica. Solistas: Letizia Scherrer (s); Franziska Gottwald (m): Coro Musicus Koln y Das Neue Orchester.Obras de Haendel. Dirección Christoph Spering. Palacio Euskalduna 7-III-15-
Un variado programa consistente en aria de ópera y oratorios confirmó la calidad del coro Musicus Koln. Comenzó con el famoso “See The conquerin hero comes” que en origen  también lo encontramos en otra obra del mismo Haendel y que luego decidió añadir a este oratorio de Judas Macabeo. En este concierto el coro se dedicó a acompañar, es decir a comentar como actor secundario el canto de los solistas e incluso en tan breves  participaciones su colorido y perfecta armonía le hicieron descollar ajeno al ambiente de cámara donde sin duda resplandece. Como solistas cantaron la soprano Letizia Scherrer y la mezzo Franziska Gottwald, dos voces que sin demasiada potencia atesoraron gusto y un canto de suficiente coloratura. Habría que destacar a ambas en los adagios, pues la soprano sobresalió en si versión de la conocida aria “Lascia ch´io pianga” de la ópera Rinaldo y la mezzo en el aria “Ombra mai fu” de la ópera Xerse.  El apocalíptico Alleluia del Mesías coronó la presencia del conjunto músico-vocal alemán cantado por el excelente coro con ajuste y la alegría propia de la alabanza.