Archivo de la categoría: Concierto

Ni pena ni gloria para el mejicano Camarena

Recital de Canto. Solistas : Javier Camarena (t); Coro de la Opera de Bilbao. Orquesta  Sinfónica Verum. Dirección Musical: Iván López Reynoso. Palacio Euskalduna 7-VI-2015.
Precedido de una gran fama y en el ámbito de la voz propia de un tenor ligero, con su correspondiente repertorio, se presentó en Bilbao el cantante mejicano Javier Camarena. Del programa que acometió se pueden sacar dos evidentes conclusiones. La primera proveniente de la primera parte cuando exhibió una voz que si bien apretada, redondita y carente de volumen, cautivó por su facilidad en la zona alta y el gusto expresivo. La voz  bien impostada en zona aguda, corría por la sala sin obstáculos y de ahí que ofreciera el aria “Si Ritrovar lo iuro” de La Cenerentola de Rossini  de manera  exuberante e impoluta.  Tampoco quedó atrás en méritos la impecable y afinadísima interpretación del aria de la complicada opera  La Fille du Regiment. Sin embargo al poseer una voz de cuerpo fino, lejos de la pasión, dejó que desear tanto en la cabaletta de Rigoletto como en la bella jota de la zarzuela La Bruja. Tal vez rememorando sus primeros pasos en su patria natal, la segunda mitad del concierto transcurrió por veredas populares. Boleros y danzones ocuparon esta parte en la que la voz no se percibía bien, ya sea por su canto central que evitaba su squillo o ya sea por la mayor participación de la orquesta manchega que le solapaba. Una orquesta, por cierto, de jóvenes valores locales dirigida por otro joven mejicano, el maestro Iván López Reynoso, atractivo en el gesto y meticuloso  en la lectura. Javier Camarena compareció en Bilbao como un tenor de mucho gusto, dominador de la media voz y del filado, agudo extremo fácil y seguro inmerso en un campo ligero amoroso y ágil pero exento de pasión y volumen vocal.

Obras inéditas en Bilbao del barroco español

Al Ayre Español.Tesoros españoles en America. Solista: Raquel Andueza (s).Director: Eduardo Lopez Banzo. Iglesia de la Encarnación. Bilbao 27-III-15
Si el grupo musical encabezado por Lopez Banzo,  Al Ayre Epañol,  hubiera actuado en el mes de Septiembre pasado en Sevilla, en lugar del Ensemble Ars Hispaniae, podríamos calificar de inéditas las obras del madrileño José de Torres. Lo inédito y novedoso habrá que delimitarlo a Bilbao ya que tanto en Sevilla como más tarde en Zaragoza se habían estrenado con anterioridad algunas de sus cantatas.
Las obras de Torres llevan el estilo italianizante de la corte de Felipe V e Isabel Farnesio ya que se adaptó bien a este estilo aunque sin abandonar la tradición de la música española. En el conjunto Al Ayre Español observamos la presencia de misma concertino que  ocupara ese puesto  con la formación Akademia 1750 demostrando una vez más su maestría con el violín.
El dulce barroco interpretado por la soprano Raquel Andueza gozó de la melancolía propia de la música sacra, a la vez que de una coloratura que la cantante navarra salvó con limpieza. Raquel Andueza además, cuidó el claro fraseo de los recitados  y se adaptó perfectamente al estilo barroco con soporte de la voz in testa y un suave canto a  media voz.
Muy interesante concierto a base de un autor que alcanzó la fama no solo en la Europa de principios del XVIII sino que su música viajó a Sudamérica y en concreto a la catedral de Guatemala.

Lamento,Pasión y Allegro con Maria Jose Moreno

BAS. Concierto. Obras de Haydn y Mozart. Solista: Maria José Moreno (s); Orquesta Akademia 1750. Director: Massimo Spadano. Iglesia de la Encarnación.Bilbao 25-III-15.
Hacía tiempo que no escuchábamos a la soprano granadina Maria José Moreno. Podríamos decir que incluso con el paso del tiempo, la artista andaluza conserva la frescura de la voz, la limpieza del su timbre y todo gracias a su excelente técnica. Esa técnica que le proporciona la agilidad necesaria y con creces, de una coloratura sin mácula. Si ya apuntó su destreza en la primera cantata  allegro de Haydn, más tarde exhibió su arte en el Exultate de Mozart.  Su voz  a caballo entre ligera y lirica siempre apareció clara y afinada, confirmando además que desde la impostación vocal hasta su manejo el canto parezca en ella algo natural y sencillo. Detrás de ella, se apostó la  orquesta Akademia 1750, un conjunto instrumental catalán dirigido por el maestro Massimo Spadano, especializado en el campo barroco. Se trata de una oquesta formada por jóvenes músicos que desde hace una década se está asentando en este campo tan variado y bello como es el barroco.

Repaso a arias de haendel en la bilbaína Musika-Musica

Gala de Opera. Musika-Musica. Solistas: Letizia Scherrer (s); Franziska Gottwald (m): Coro Musicus Koln y Das Neue Orchester.Obras de Haendel. Dirección Christoph Spering. Palacio Euskalduna 7-III-15-
Un variado programa consistente en aria de ópera y oratorios confirmó la calidad del coro Musicus Koln. Comenzó con el famoso “See The conquerin hero comes” que en origen  también lo encontramos en otra obra del mismo Haendel y que luego decidió añadir a este oratorio de Judas Macabeo. En este concierto el coro se dedicó a acompañar, es decir a comentar como actor secundario el canto de los solistas e incluso en tan breves  participaciones su colorido y perfecta armonía le hicieron descollar ajeno al ambiente de cámara donde sin duda resplandece. Como solistas cantaron la soprano Letizia Scherrer y la mezzo Franziska Gottwald, dos voces que sin demasiada potencia atesoraron gusto y un canto de suficiente coloratura. Habría que destacar a ambas en los adagios, pues la soprano sobresalió en si versión de la conocida aria “Lascia ch´io pianga” de la ópera Rinaldo y la mezzo en el aria “Ombra mai fu” de la ópera Xerse.  El apocalíptico Alleluia del Mesías coronó la presencia del conjunto músico-vocal alemán cantado por el excelente coro con ajuste y la alegría propia de la alabanza.

Exuberancia vocal de la soprano vizcaína Vanessa Goikoetxea

Recital de Canto. Solista; Vanessa Goikoetxea  (s).  Ylenia Baglietto (recitado), Rubén Fdex. Aguirre (piano). Teatro Arriaga 3-III-15.
Provista de una voz poderosa, de penetrante timbre y con un trabajo previo que evidenció una dedicación intensa al programa de lieder alemán, la soprano Vanessa Goikoetxea compareció ante la afición bilbaína. Asidua cantante invitada por el Semperoper de Dresde la soprano duranguesa  hizo alarde de un perfecto fraseo y gran musicalidad. Nos quedó la duda de si el lieder es un espacio adecuado para su voz pues al acentuar y proporcionar intensidad a las notas en tesitura alta, su acerado timbre se vuelve algo estridente. Por eso nos gustó sobre todo la suavidad y el calor con que cantó  “Nun hast dur mir” en contra de otras altisonantes. La voz de Goikoetxea tendía ir hacia arriba porque canta fácil y es esa facilidad con la que canta la que debe moderar y llegar a ofrecer verdaderos filados y un canto a media voz más dulce. No cabe duda de que se trata de una gran promesa y es fácil adivinar que se convertirá en una gran cantante porque posee lo principal, figura y voz. Las explicaciones de Ilenia Baglietto a la letra en alemán  de los lieder cantados tuvieron un aroma juvenil en la intención. En todas, independientemente del contenido, respiró jovialidad y una sonrisa casi muda en la cara de la recitadora.

El homenaje a Montserrat Caballé en el Arriaga de Bilbao

Recital de Canto, Solistas: Montserrat Caballé (s); Montserrat Martí (s); Jordi Galán (t).Ricardo Estrada (piano). Obras de Donizetti, Leoncavallo, Gounod,Puccini, Albeniz etc. Teatro Arriaga 13-I-2015.
El mes de Diciembre pasado,  se tributó a Montserrat Caballé  un homenaje en el que seis sopranos la arroparon en escena. Si su comparecencia en el teatro Arriaga de Bilbao también se ofrecía como un homenaje, cabría decir que, en este caso, es un contrasentido. No es lo mismo que seis jóvenes sopranos canten en un homenaje mientras la ofrendada las escucha, que sea la misma homenajeada la que  participe ya en su crepúsculo artístico. Un homenaje no implica que deba cantar y de este modo todos podamos guardar en la memoria su bella voz de otrora, tan dúctil y, elegante. Por supuesto que el respeto que merece la soprano más insigne de la Lírica en el repertorio donizetiano (Maria Estuado, Ana Bolena,Roberto Devereux, Lucrezia Borgia),  no debe menoscabarla en ningún sentido.  Su hija, soporte vocal de su madre en esta ocasión, dio rienda suelta a su percutora voz, potente en el sobreagudo,  aunque no muy matizada. Este matiz delicado, incluyendo el falsete, vino a cargo del tenor Jordi Galán. Un artista con gusto, pero con una voz sin volumen y  falta de tablas todavía.  La labor del pianista Ricardo Estrada se hizo muchas veces ingrata por tener que acomodarse a un desigual canto. A pesar de todo, supo acompañar y capear el temporal vocal. Sin duda, nos hubiera gustado mucho más que la diva, tan solo sentada, se hubiera conformado con recibir el cariñoso aplauso general. Es un contrasentido que se le haga cantar.

Hermoso concierto el ofrecido por AMAK en Bilbao

Concierto Homenaje a Alfredo Kraus. AMAK.Solistas:Agnes Zwierko (m); Angel Ódena (Bar); Orfeón Donostiarra y Sinfónica de Bilbao (BOS). Obras de Prokofief, Mussorsky, Borodin y Tchaikovsky. Palacio Euskalduna 30-2014.

De hermoso concierto se puede catalogar el ofrecido por AMAK y que, como siempre, sirve de despedida al año musical bilbaíno. Un concierto en el que participan el Orfeón Donostiarra y la BOS no puede tener otro calificativo. Lo que se puede añadir es que, en general, resultó algo frío porque las piezas cantadas, siendo hermosas, no llegaban al corazón ni despertaban los ánimos. Además al canto ruso le faltó potencia que el Orfeón no le proporcionó en su justa medida al ser menos nutrido que en otras ocasiones. Se notó la falta de poderío del conjunto al ser casi absorbido por la orquesta. Por el contrario, la media voz surgió exquisita y la comunión vocal unísona y armoniosa. La Mezzo polaca Agnes Zwierko y el barítono tarraconense Angel Ödena resultaron un lujo en vista de la cortedad de sus respectivas intervenciones y a la voz recia y voluminosa del barítono la polaca deparó, precedida por los chelos, el fragmento más bello de la noche con ocasión de su monólogo en l Cantata de Tchaikovsky. La orquesta bilbaína respondió perfectamente a las órdenes del maestro Oliver Diaz, quien sin levantar la cabeza del atril y por ello de la lectura de las partituras, atendió con más atención a los instrumentistas que al coro. Un digno homenaje y un lleno en el palacio a través de un cocnierto ya esperado y por lo tanto consolidado.


El tenor Jose Antonio Urdiain y la soprano Itziar de Unda cantan en Navidad

Concierto navideño- Solistas: José Antonio Urdiain (t); Itziar de Una (s); Xabier Calzada (flauta); Begoña Hernández (piano). Obras de Donizetti, Puccini, Guridi, Caccini etc. Bilbao 20-XII-14

Como todos los años al llegar al umbral de estos días navideños y como siempre, con la sala repleta de gente, compareció el tenor Urdiain ante sus fieles. En esta ocasión invitó a participar en el evento junto a él a la soprano Itziar de Unda y al flautista Xabier Calzada. El programa tuvo sus altibajos e incluso algún fragmento de osadía como fue el caso del final del dúo O Soave Fanciulla de La Boheme, pero todo quedó en el olvido cuando Itziar de Unda y la pianista Begoña Hernández ofrecieron en perfecta armonía y conjunción el dúo correspondiente al Ave Maria de Giulio Caccini. A continuación llegó una brillante intervención de Urdiain al cantar con hondo sentido la napolitana Vorreir Morire y arropados con el aplauso general, el tenor y la soprano cantaron la canción titulada Júrame con gran naturalidad y entrega. Excelente la interpretación de Xabier Calzada con las variaciones de Carmen y conocidas las cualidades del bello color vocal y valentía del tenor, terminaremos comentando sobre la amplia extensión, potencia y muy sonoras notas graves de la soprano que a veces daba la impresión de que su color está cerca del de las mezzosopranos.


Voces austríacas frescas

Concierto de Navidad. Coro de Cámara de la Universidad Mozarteum de Salzburgo. Obras de Bach, Poulenc, Verdi, Gruber etc. Basilica de Begoña 19-XII-14.

No les fue complicado cantar a capella con afinación y armonía, ni les preocupó el refinamiento que algunas piezas requerían o el fugado inherente a otras. Su musicalidad y obediencia a las manos del maestro Herbert Bock resultaron esenciales- Se trató de un conjunto de voces frescas, jóvenes estudiantes con la obligación de llevar a buen puerto el nombre de la patria chica de Mozart, una responsabilidad que lograron con creces. En el conjunto austríaco prevaleció el color femenino de las voces a falta de tenores y bajos que mostraran una mayor consistencia. No en vano eran todos jóvenes y a su frescura vocal se contrapuso cierta madurez cromática en fragmentos a boca cerrada y en aquellos de solemnidad. Resultó más interesante la segunda parte que la primera y sobre todo habría que destacar la bella canción popular austríaca Still o himmel y la conocidísima Noche de Paz cantada en su versión original con guitarra y a dúo entre soprano y mezzo. Se van sucediendo los eventos musicales navideños y esperemos que muchos de ellos se parezcan a este presenciado en la basílica repleta de gente en Begoña-


Melodía y exquisito gusto de Carlos Mena

Recital de Canto, Solista : Carlos Mena (F); Quinteto Mensa Harmonica, Obras de Marcello, Sarro, Vinci, Scarlatti. Teatro Arriaga 26-XI-14.
 
                       
 
Tal como informó desde el escenario el mismo Carlos Mena, en el testamento de Farinelli figuró una habitación entera repleta de partituras de óperas, oratorios y Cantatas que le había legado Bárbara de Braganza.  Así pues, el falsetista vitoriano quiso que su programa se basara en ofrecernos una serie de fragmentos de algunas óperas y cantatas allí halladas y  firmadas por compositores del barroco como Sarro, Vinci o Scarlatti. Casi todas ellas reflejaron el desamor y la melancolía de los personajes interpretados a través de expresivas y limpiamente recitadas arias. El color de mezzo de la voz de Mena se desenvolvió con delicadeza  y exquisito gusto en los adagio de las obras que fué el común denominador en la exposición de su arte.  Apenas cantó coloratura, aunque habría que recordar el aria presto de la ópera de Leonardo Vinci al final de la primera parte. Acompañado de un admirable quinteto denominado Mensa Harmonica, agradó en particular la simbiosis de los dos violines al ejecutar con tanta conjunción y verdadero sentimiento piezas de profunda y sentida musicalidad.