ATRACCIÓN ARTISTICA

Recital de Canto. Solistas: Lisette Oropesa (S); Rubén Fernández Aguirre (Piano).  Obras de Mercadante, Schubert, Massenet, Rossini etc. Palacio Euskalduna. Bilbao 6-II-21.

Lisette Oropesa en Bilbao

La atracción a que nos referimos alude, en primer lugar, a la comunión que supuso el arte canoro exhibido por la soprano Lisette Oropesa con el público bilbaíno y en segundo lugar, al atractivo de su presencia escénica. La soprano cubano-norteamericana mostró dos factores esenciales en su canto, un gran fiato y una perfecta afinación. Ya se sabe que cuando concurren el correcto manejo de la respiración y una emisión bien proyectada, el uso técnico vocal se ve muy facilitado. Su voz, además, resultaba siempre de igual color y no abandonó nunca la belleza cromática de su limpio timbre, ni siquiera en alguna que otra nota grave en la que su voz pueda incomodarse. Téngase en cuenta que se trata de una voz ligero-lírica, muy cercana a la lírica, pero joven y fresca todavía. Su actuación fue de más a menos, desde un comienzo académico hasta llegar a la interpretación de Schubert. Fue entonces cuando se mostró más expresiva, fue también cuando Rubén Fernández Aguirre nos deparó unos preciosos trinos al piano en el inicio de la cantata “Vieni quanto t´adoro ancora ingrato”.

A la oriunda cubana no le faltó gracia al cantar a Rossini y silenció al respetable al cantar el aria inscrita en la tumba de su autor,el catanés Bellini “Ah non credea mirarti” y su correspondiente cabaletta “Ah non giunge uman pensiero”. Al abordarlas, juntó las manos, miró al suelo, se centró en la bella y triste aria y cantó con serena placidez. Quizás no debería haber cantado el aria a plena voz, sin piani ni inflexiones pues nos pareció demasiado académica, muy correcta. Diríamos que prevaleció la melodía sobre la interpretación, sin embargo, la cabaletta adquirió otros matices, otros colores y adornos, todo ello unido a su suma facilidad en acudir a las notas muy agudas.

Destacables resultaron sus arias francesas, sobre todo “Au Beau Pays” de la ópera Les Huguenots de Meyerbeer en la que mostró su dominio del canto ‘di sbalzo`, su control, musicalidad y facilidad canora. Acompañada magistralmente por Rubén Fernández Aguirre, este siempre atento, a la espera de la voz y con la sensibilidad musical de un gran acompañante, la soprano finalizó con una deliciosa versión del “Caro Nome” de Rigoletto. Para finalizar y en un perfecto español, con el estilo, acento y gracia requeridos nos obsequió con el aria de la zarzuela Las Hijas de Zebedeo de Ruperto Chapí. 

Acerca de nino dentici

Nino Dentici es el crítico musical del diario “El Correo”. Especialista en canto, lleva más de treinta años ejerciendo como conferenciante, escritor y miembro de jurado en Concursos Nacionales e Internacionales de canto. Desde muy temprana edad desarrolló una extraordinaria afición a la lírica dedicándose de lleno a este apasionante arte. Ver todas las entradas de nino dentici

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: