UN JARDIN PARA VIVALDI

Recital de Canto. Intérpretes: Jone Martinez (S); Maite Maruri (M); Orquesta Pazzameco Antico.  Dirección Escénica: Calixto Bieito. Obras de Vivaldi. Teatro Arriaga 8-VI-20

Lo cierto es que la aportación teatral efectuada por  Calixto Bieito al recital vocal vivaldiano le proporcionó otro aire. Ello, no sólo por la estética al transformar el escenario en un florido jardín, sino por la idea de presentarnos en camisón de raso a las dos jóvenes cantantes y exigirles una expresividad y unos movimientos escénicos lejos de un recital de canto barroco.

Inmersos en la sensualidad manifiesta de las dos intérpretes y en la placentera música de Vivaldi transcurrieron las arias da capo y los dúos seleccionados concernientes casi en su totalidad a la feminidad y sus vicisitudes amorosas. Desde el punto de vista vocal, nos gustó la agilidad con la que la mezzo Maite Maruri interpretó “Armate Face” del oratorio Juditha Triunfans . Lo hizo de manera pulcra, sin ninguna oquedad y una voz clara. Luego, subida en alto, nos brindó el aria que canta el personaje de  Irene “Sposa son Disprezzata” en la ópera Bajazet. Su versión nos pareció que tenía un tempo un tanto más rápido de lo habitual, pero no le faltó la hondura expresiva que requiere esta bella aria utilizada también por Haendel en su “Tamerlano”. A la soprano Jone Martinez le correspondió cantar primero un motete sagrado con texto latino y a continuación otro motete también que incluyó un recitativo, un aria y un Alleluia final. En esta última Jone Martinez pudo mostrar tanto su delicado canto piano como el de su coloraturesca agilidad. Su voz está muy timbrada y se hace muy audible y como a su compañera, no le faltó musicalidad y sentimiento.

Ambas cantantes vizcaínas entonaron al unísono el dúo “In braccio de Contenti”  proveniente de la cantata “Gloria e Imeneo” un encargo que se le hizo al compositor con motivo de los esponsales de Luis XV. Los dos personajes, Gloria e Himeneo, tienen el fin de tan solo cantar una loa exaltando la monarquía francesa. Fue un momento muy bello pues soprano y mezzo lograron una perfecta conjunción al ofrecer tan bello dúo.

Los violinistas Pedro Gandía y Giulia Brinckmeler,  el cello de Mercedes Ruiz y el clave de Juan Manuel Ibarra fueron suficientes para deleitarnos con la sutileza del  estilo y la dulzura etérea tan esenciales en la música barroca. Un agradable recital.

Acerca de nino dentici

Nino Dentici es el crítico musical del diario “El Correo”. Especialista en canto, lleva más de treinta años ejerciendo como conferenciante, escritor y miembro de jurado en Concursos Nacionales e Internacionales de canto. Desde muy temprana edad desarrolló una extraordinaria afición a la lírica dedicándose de lleno a este apasionante arte. Ver todas las entradas de nino dentici

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: