JUVENTUD Y VETERANÍA EN EL ARRIAGA

Concierto del Orfeón Donostiarra. Obras de Bela Bartok y Luigi Cherubini. Orquesta Sinfonica de Musikene. Director: Victor Pablo Pérez. Teatro Arriaga.Bilbao 13-V-18

                          lirica  La Orquesta Sinfónica de Musikene y el Orfeón Donostiarra en el Teatro Arriaga con el Requiem de Cherubini

Yana Kucherova es una joven rusa, aunque formada en Musikene, que se erigió por méritos propios en una admirada solista de viola. El Concierto de Bela Bartok no tuvo ningún escollo para ella e hizo patente la destreza  y técnica que posee con la viola. En resliad, los conciertos para viola no son comunes en la programación musical, probablemente por el sonido tanto grave y opaco del instrumento. De ahí que Williams Primrose, el violinista más reconocido entonces, solicitara a Bartok una obra que devolviera la importancia a la viola. En la segunda parte del programa se nos ofreció el Requiem de Cherubini. Sin duda , es una de las misas de difuntos más sobresalientes de la historia de la música, en competencia con el de Mozart, Verdi, Brahms o  Fauré. La composición está escrita para coro mixto y orquesta y siempre llama la atención de que Cherubini prescindiera de cantantes solistas para interpretar algunos números. Por tanto, se puede decir que es una misa totalmente coral. Es el coro el que obtiene la inusual combinación de solemnidad y tensión vocal de la obra y el Orfeón Donostiarra posee la solvencia y experiencia, más que de sobra, para llevar esta magnífica obra a buen puerto. Junto a la veteranía coral, se contrapuso  la juventud de la orquesta Musikene, con una cincuentena de jóvenes instrumentistas  bajo la experta batuta de Victor Pablo Pérez como invitado. El director no sólo atendió con mimo a la orquesta, amén de su previa preparación a priori, sino que hizo que el Orfeón Donostiarra derrochara elegancia y finura en unos bellísimos pianíssimi. El resultado general fue que el Requiem gozó en general de un sonido tenue e igual, sin carencias ni mácula alguna que entorpeciera la uniformidad vocal.  Dio igual que  el coro cantara a capella o con estruendo en el staccato Dies Irae. Se percibió la frescura vocal de las sopranos y nos percatamos de los momentos solemnes del Santus o la fuerza  en el Agnus Dei. Sin embargo, el lucimiento detallado  y efectista ocurrió en un final de seda que controló Victor Pablo Pérez, al exigir tanto a voces como a instrumentos acudir sin titubeos  al estilo grave y fino de este Requiem.

Anuncios

Acerca de nino dentici

Nino Dentici es el crítico musical del diario “El Correo”. Especialista en canto, lleva más de treinta años ejerciendo como conferenciante, escritor y miembro de jurado en Concursos Nacionales e Internacionales de canto. Desde muy temprana edad desarrolló una extraordinaria afición a la lírica dedicándose de lleno a este apasionante arte. Ver todas las entradas de nino dentici

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: