Angustia y Venganza

“La Voix Humaine” de F.Poulenc y “Una Tragedia Florentina” de Zemlinsky. Solistas: Nicole Beller Carbone (S); Giogio Bererugi y Caersten Wittmoser (Bar). Orquesta Sinfónica de Bilbao. Director de Escena: Paco Azorín. Dirección Musical:Pedsro Halffter. Bilbao 17-II-22.                           

Es posible que la mayor parte de los socios bilbaínos asistentes haya salido del Euskalduna un tanto indiferente al escuchar las dos óperas que ha programado la ABAO. Ya se sabe que el gusto del socio, en general, se escora hacia otro repertorio, con lo que este tipo de ópera teatral no llega a satisfacer.  La carencia de arias, dúos y coro en favor del monólogo en “La Voix Humaine” de Poulencx o el trato de las voces tan solo como instrumentos en una conversación en la ópera “Una Tragedia Florentina” de Zemlinsky, requieren otros puntos de interés que sirvan de atractivo. Por ejemplo, en el soliloquio dramático de Poulenc, la atención se centró en el talento interpretativo de la actriz-cantante y no en la calidad vocal.  En su teatralidad, la protagonista Nicole Beller Carbone, se apoyó en un móvil lo que le permitió moverse libremente en la escena. Además, la desinhibición mostrada por la soprano alemana en el juego sensual impuesto por la dirección de Paco Azorín ayudó sin duda a que la obra se acortara aún más de lo que dura. El trabajo realizado por esta soprano debutante en Bilbao se basó en la concentración y la intencionalidad latente en el texto, ambos aspectos claves en la obra.

Dos debutantes más actuaron en la siguiente obra, “Una Tragedia Florentina”. Con la presencia de la misma soprano, que repetía obra, la ópera de Zemlinsky falló por su eje, es decir, por el barítono-Bajo Carsten Wittmoser. A este cantante que encarnó al personaje principal, el comerciante Simone, le faltó poderío vocal. Ni siquiera nos pareció que tenía extensión ni de barítono ni de bajo, ya que la parte aguda le resultaba complicada y sus notas graves no se percibían con nitidez. Su personaje, al estar capitidisminuido por la escasa potencia vocal, resultó deslavazado y sin autoridad en escena. No llegó a mostrar su dureza real ni siquiera al final de obra porque en lugar de ser él quien estrangula al conde, es su mujer quien lo hace. Por otro lado, nos gustó el color vocal del timbre de Giorgio Berrugi, el tercer personaje que hizo del conde Bardi. Nos gustó la brillantez de su voz y nos quedamos con las ganas de escuchar a este tenor en roles más importantes. En cuanto a la preciosa música de la obra, llena de silencios, breves arrebatos sinfónicos y cortos acordes, la dispuso el maestro Pedro Halffter para el acomodo de los cantantes y ya en la segunda de las dos óperas, metido en el foso y no en la escena como estaba con anterioridad, su batuta fue también protagonista. Así pues, en la primera obra disfrutamos de una soprano con la figura adecuada para seguir los deseos de un director de escena como Paco Azorín. Sin embargo, en la segunda, cuyo peso recae en el barítono, nos hubiera agradado contar con una voz más contundente y con un mayor peso dramático-teatral.

Acerca de nino dentici

Nino Dentici es el crítico musical del diario “El Correo”. Especialista en canto, lleva más de treinta años ejerciendo como conferenciante, escritor y miembro de jurado en Concursos Nacionales e Internacionales de canto. Desde muy temprana edad desarrolló una extraordinaria afición a la lírica dedicándose de lleno a este apasionante arte. Ver todas las entradas de nino dentici

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: