Archivo de la categoría: Orquesta sinfónica de euskadi

PASIÓN EN la TRAVIATA de la soprano rancatore

“La Traviata” de G.Verdi. Reparto: Desiré Rancatore (s); José Bros (t); Angel Ödena (bar); Pilar Vazquez (m); Albert Casals (bar); Fernando Latorre (bar); Marta Ubieta. Coro Easo y <Orquesta Sinfónica de Euskadi. Dirección de Escena: Susana Gómez. Dirección Musical: Pietro Rizzo. Quincena de San Sebastian 11-VIII-13.
Completo trabajo el realizado por la soprano Desiré Rancatore.  Salvó  no  sin dificultad la coloratura del primer acto ya que no se le apreció una gran facilidad vocal  en la zona del sobreagudo en la que la voz incluso le cambiaba de color. En el segundo acto se convirtió en una amante apasionada cuya voz sonó con cuerpo y con poder y ya en el tercero se adueñó de la escena tanto en canto como en una excelente actuación teatral. La soprano siciliana cuajó un gran trabajo y no escatimó una sincera entrega a un papel siempre arduo. José Bros lo que trasmite  es facilidad al cantar y ello, unido a su belleza y delicadeza  lineal en su canto, hace siempre agradable su participación. Sin embargo, en esta ocasión no nos quiso brindar el agudo en la cabaletta que sigue a su aria, lo que desdibujó este fragmento que queda desnudo si no se aborda el Do de pecho. El barítono Angel Ödena debió pensar que cantar es enseñar una voz poderosa y de ahí que  se obsesionara en cantar altisonante y sin ninguna delicadeza. Si bien en su famosa aria “Di Provenza”   enseñara la buena extensión de su voz, careció del gusto que también había manifestado anteriormente en el gran dúo con la soprano. La precaria producción que tan solo contó con el mismo decorado para indicar que la acción se hallaba en una fiesta, en una casa de campo o en Paris rozó la pobreza. En cuanto al coro Easo que cantó muy bien en todo momento, tuvo que sufrir una coreografía muy superficial al interpretar  a zíngaros vestidos de gala y toreros de smokin  en  insulsos movimientos. Si el coro Easo cuajó una gran actuación, lo mismo habría que citar de la Orquesta de Euskadi con una buena lectura por parte del maestro Rizzo y un especial cuidado del conjunto en los pianíssimi y en el buen concertante que cerró la escena del juego de cartas.

 

Anuncios

ALMA RUSA en la quincena de san sebastian

“Babi Yar” de D.Shostakovich. Solista: Mikjail Petrenko. Orquesta Sinfónica del Teatro Mariinsky y Coro Easo. Dirección : Valery Gergiev.Quincena de San Sebastian 4-VIIIII-13
                                                       Nino Dentici
Tras la emoción producida por el pianista catalán  Ignasi Cambra, el joven invidente que acariciaba las teclas y digitaba con total pulcritud  las notas de Mozart, llegó la ejecución de la obra “Babi Yar” de Shostakovich. En una especie de saga de música coral rusa en la que se ha venido escuchando con anterioridad  “Alexander  e  “Ivan el Terrible”, el alma rusa volvió a reflejarse  triste  y grave en esta cantata a modo de relato y protesta. El solista encargado  del relato textual fue el bajo Petrenko, un artista de considerable extensión vocal, si bien no muy poderosa. Cantó con bello color de voz y cumplió con la exigente partitura que le corresponde, reforzado unas veces y en otras ocasiones acompañado por las recias voces del Coro Easo con su única sección de voces masculinas. Es lo que pide la cantata, lo que pide la gravedad de su texto, con la constante actuación de los fagots, las tubas y la variada percusión, es decir,  lo que en definitiva solicita la seria protesta. El maestro Valey Gergiev condujo con maestría su orquesta, extrajo de Shostakovich  las entrañas rusas con un relato de diferentes tempi, de una perfecta acoplación de la percusión a esa música y de amargo sabor y  oscuro color. Tan solo llegó un poco de aire fresco y ligereza en la música al nombrar a Anna Franck, al tratar sobre el talento de Galileo Galiei en  alabatorio  allegretto en contraposición al adagio y al Largo que describieron la delación, el antisemitismo o el abuso de poder.

“I Puritani” con Celso Albelo, la joya de la temporada 2013/2014 de Bilbao

 

La nueva temporada bilbaína comenzará cumpliendo con la pesada carga de agotar el compromiso del “Tutto Verdi”. Para ello, a mediados del mes de Septiembre la novedad llega con el estreno de “Giovanna D´Arco”, para cuyo montaje se echa mano de una de las pocas producciones existentes, la del Teatro Regio de Parma  y con ello, la correspondiente visita del director de escena del estreno de la producción, Gabriele Lavia. En el reparto figura la soprano búlgara Krasimira Stoyanova que tan grato recuerdo dejó cuando cantó el rol de Doña Ana de “Don Giovanni” en la temporada 2005/2006. Le acompañará el tenor Fabio Sartori, así mismo aplaudido en la “Luisa Miller” del 2011/2012. La dirección musical correrá a cargo de la Sinfónica de Euskadi bajo la batuta del asiduo maestro Ives Abel.

En octubre se representará la siempre bien acogida ópera “Rigoletto”  con el veterano barítono Le Nucci, quien a pesar del tiempo transcurrido en su larga carrera, mantiene el nivel artístico en lo más alto del estrellato lírico. El conocido tenor jerezano Ismael Jordi interpretará al duque y tendremos la novedad de escuchar a la soprano Elena Mosuc. Esta premiada rumana ya ha cantado el papel de Gilda en la Scala y llegará tras haber cantado Traviata en Verona. La orquesta Sinfónica de Bilbao será la que ocupe el foso bajo la dirección Daniel Oren, nuevo en la plaza, tras su paso veraniego por la Arena de Verona.

A mediados de noviembre en el cartellone figura un título deseado por los diletantes y complejo de interpretar por las grandes voces que requiere. La Forza del Destino contará con un reparto que en principio intriga por la duda que originan unas voces no muy adecuadas para su interpretación. El tenor Roberto Aronica no es un spinto, ni el barítono Stoyanov es dramático, de manera que marcaremos con una interrogación sus respectivas interpretaciones, así como el resultado de la ópera en general. La soprano romana  Chiara Taigi llega a Bilbao con la garantía de haber interpretado unos pocos días antes Andrea Chenier en Turin , completando el trio protagonista en una ópera que será producida por la ABAO en una creación de Ignacio García y dirigida por el maestro Pietro Rizzo al mando de la Orquesta del Teatro Regio de Parma

Con el acostumbrado descanso en Diciembre, el nuevo año 2014 iniciará su andadura en Enero con Adriana Lecouvreur de Francesco Cilea, ópera que se repone tras más de veinte años que  la hubiera cantado Mirella Freni. La guipuzcoana Ainhoa Arteta será la que reviva la carga pasional y la belleza musical que encierra el papel de Adriana  y que por cierto, es un rol que lo canta por primera vez. Junto a ella compartirá escena el tenor portugués Bruno Ribeiro al que recordamos con agrado por su participación en “Il Corsaro” de la temporada 2010. Repetirá actuación la Orquesta Sinfónica de Bilbao con Fabrizio Carminati en el podio principal

En el mes de Febrero la archiconocida ópera “Carmen” tendrá a la mezzo  Sonia Ganassi como protagonista de la libre y desafiante gitana vizcaína y contará también con la presentación de Francesco Meli con la ABAO. El papel del torero Escamillo lo encarnará el barítono Carlos Alvarez , un motivo extra de satisfacción no sólo por su categoría como cantante, sino por lo que significa de positivo el abordar este papel siempre complicado en su reaparición escénica bilbaína. El carácter del castizo aroma andaluz en la producción llevará la firma de Calixto Bieito y la dirección musical estará a cargo de Jean Ives Ossance, nuevo en la plaza bilbaína.

El mes de Abril será cuando se escenifique la joya de la temporada. Nos estamos refiriendo a la ópera  “I Puritani” de Bellini porque con el rol de Arturo nos vuelve a visitar el tenor Celso Albelo, en la actualidad probablemente el cantante más de moda en la lírica internacional junto a Jonas Kaufman.  La exigente ópera de Bellini la tiene grabada el tinerfeño en el año 2009 cuando la cantó en directo en el Comunale de Bolonia en la que resulta un placer admirar la belleza del color de su voz y la facilidad de su canto. La joven soprano coloratura Aleksandra Kurzac le acompañará en la exhibición que nos espera de Bel Canto por parte de ambos.  El maestro Perez Sierra conducirá a la Orquesta Sinfónica de Navarra.

La última e inacabada ópera de Puccini, “Turandot” será la que figure en el cartellone del mes de Mayo. El rol de la princesa correrá por cuenta de la soprano de hermosa y potente voz Martina Serafín, a quien le aplaudimos justamente con ocasión del concierto celebrado por la ABAO en el pasado mes de Junio. Subrayamos la presencia del tenor Marcello Giordani  que vuelve a Bilbao tras décadas de ausencia y tras habernos legado interpretaciones gloriosas en el antiguo Teatro Coliseo Albia. Vuelve también la soprano Davinia Rodriguez, la joven isleña que tanto gustó en La Traviata de Opera Berri del año pasado. La producción es la misma que ha visitado Bilbao varias veces, es decir, la creada por Nuria Espert y la dirección musical de Jhon Mauceri, el experto maestro que dirigió el estreno de “Susannah” en la temporada 2011.


GRANDIOSIDAD VOCAL

“Les Vepres Siciliennes” de G.Verdi. Reparto:Lianna Haroutourian (s); Gregory Kunde (y); Vladimir Stoyanov (Bar); Dimitri Ulyanov (b);Coro de la Opera de Bilbao y Orquesta Sinfónica de Euskadi. Director de Escena Davide Livermore. Director <Muiscal: John Mauceri.Palacio Euskalduna 16-II-13

En esta ópera de Verdi, contamos con tres de las voces más sobresalientes que han aparecido ante nosotros desde hace tiempo y además un polémico montaje. A la representación el aficionado debería asistir ante todo para escuchar la voz del tenor Gregory Kunde, el norteamericano que pasó por el Coliseo Albia casi inadvertido en el año mil novecientos noventa y siete. De aquel tenor ligero-lírico queda el recuerdo, pues ahora se le aprecia el timbre de voz de gran tenor lírico, con un timbre bellísimo en las notas altas, absoluta facilidad y  una seguridad aplastante en ese registro alto. No terminan ahí sus atributos ya que Kunde es un gran actor que muestra aplomo y saber estar en escena. La verdad es que resultó una delicia escucharle cantar y consideramos un gran acierto su nueva presencia en Bilbao.

A su zaga, con gran figura escénica y una voz rotunda y hermosa  hay que situar al bajo Dimitri Ulyanov. Hacía tiempo también que no escuchábamos una voz tan notable en la cuerda de bajo. La voz del ruso sonó envuelta en terciopelo, mórbida, oscura y con gran volumen.

Cerró el trío estelar la soprano armenia Lianna Hroutourian, la cual  enseñó una voz admirable en potencia y volumen. Además, gustó su canto al que acompañó de un gesto a la antigua, con la cabeza hacia atrás y el pie izquierdo adelantado y gustó aún más la delicadeza de su línea de canto que fue tan bella.

En un escalón más bajo, pero sin restarle méritos, se situó el barítono Vladimir Stoyanov. Lo situamos en una grada inferior no porque no cantara bien, sino porque su atenorada voz no atesora la calidad y hermosura de las otras tres mencionadas. Al principio, nos dio la impresión  de que al coro no le hacía gracia cantar en francés, sin embargo mejoró mucho a medida que avanzaba la obra y terminó por moverse muy bien en escena y cantar como acostumbra.

El maestro John Mauceri, demostró veteranía y sin demasiados gestos llevó la obra a buen término. No así el director de escena, de quien únicamente comentaremos que en arte, en música particularmente, no es conveniente herir sentimientos de parte del público, ni ser protagonista de algo que ya existe por mucho que intente imitar el pensamiento del autor.